sábado, 17 de septiembre de 2016

Huawei ya es líder mundial en tecnología móvil

Charlar con Richard Yu, CEO de la división de Consumo de Huawei, es una sabrosa experiencia, casi como emprender un viaje al lejano Oriente y sumergirse en los efluvios de un bazar. Porque Yu es un directivo atípico: su pasión por el producto es tal que lo acaricia, lo exhibe como a un vástago superdotado, señala sin pelos en la lengua las diferencias externas e internas con cualquier criatura de Samsung o Apple y hasta se permite proclamar que la compañía china, tercer fabricante del planeta, es ya "el líder tecnológico" del sector, ocupará el segundo lugar del podio de las ventas en torno a 2018 y será el campeón indiscutible "aproximadamente en cinco años".

En 2015, los ingresos de Huawei repuntaron un 35,3% hasta rebasar los 55.000 millones de euros, algo más de lo que gana Apple en un buen trimestre. En realidad, hay que estudiar el asunto con perspectiva, porque la especialidad de la firma hace tres décadas eran las infraestructuras de redes, y sólo a partir de 2004 planearon un despliegue más ambicioso. La distancia recorrida en el último lustro es espectacular, con el liderazgo en el competidísimo mercado chino como principal hito (allí tiene un 17,2% de cuota de mercado a cierre del segundo trimestre de 2016, por encima de Oppo y de la hasta hace poco esplendorosa y amenazante Xiaomi) y comportamientos más que notables a nivel global, incluida España, donde colocaron 2 millones de unidades el pasado año. El secreto, según Yu, está en el enorme gasto destinado a I+D (9.181 millones en 2015), un ámbito que les da lustre a pesar de que Samsung, por ejemplo, "dedica mucho más dinero al branding", quizás una de las asignaturas pendientes de Huawei. Un episodio reciente lo demuestra: en febrero, Samsung sorprendió al mundillo tecno con el Galaxy S7 edge, y lo hizo bajo el influjo del american way of selling, cuyo paradigma sería Steve Jobs, contando con apariciones estelares como la del dueño de Facebook,Mark Zuckerberg. Yu, en cambio, prefiere arremangarse, subir al escenario y contar con embeleso y cierto humor las novedades del catálogo.

RED DE COLABORACIONES

Para suavizar el lastre marketiniano, la multinacional ha desplegado una política estratégica de colaboraciones. En el P9, su smartphoneestandarte, desarrollaron junto a la alemana, prestigiosa y ex vintageLeica la primera cámara de doble óptica del mercado, "un desafío que entrañó verdaderas dificultades", relata Yu. El acuerdo con Leica es por cinco años y deparará más golpes sobre la mesa. Por otra parte, en su nueva tableta, el MediaPad M3, presentado en la IFA de Berlín, el lazo se lo echan a Harman Kardon para potenciar el sonido [la feria berlinesa ha apadrinado asimismo el debut de la familia Nova, móviles de gama alta a precios de gama media que podrían funcionar muy bien en países tan demográficamente cruciales como La India o Indonesia].

Una sensación recurrente empaña a los fabricantes chinos: ellos, igual que las startups europeas en muchos otros terrenos, no inventan sino que clonan. Que se devane los sesos Apple (o Samsung), que ya llegaremos nosotros para mejorarlo. Yu niega la mayor: "En realidad nadie nos gana en ese aspecto. No hay dispositivos más ergonómicos, ni con chipsets tan avanzados, ni con semejante optimización de la batería o la cámara, ni igual de delgados, ni que aprovechen la pantalla tan bien, y no hablemos ya de la integración de las antenas [esas bandas traseras que afean teléfonos tan glamourosos como el iPhone 6S]. Nuestra marca no es tan famosa como otras, pero nuestros productos han de ser los mejores. Ésa es la estrategia. Así de simple", proclama. Aunque la guerra se esté ganando en Asia, avanzar en otras áreas no es pan comido porque "los usuarios son más conservadores y están muy apegados a sus viejas compañías". España, ensalza, "es una de esas buenas excepciones" que confirman que los dominios aplastantes del primer iPhone son ya una página más de la historia. Pero, ojo, Samsung está on fire. Y Apple presenta novedades la semana que viene. La liga del smartphone nunca muere, y quien se duerme pierde de una tacada varias posiciones. Partido a partido comprobaremos si los vaticinios de Yu tenían fundamento.

Fuente: expansion.com

0 comentarios:

Publicar un comentario